Nayib Bukele y Rodolfo Delgado

La Fiscalía al servicio de Bukele en El Salvador

Para nadie es un secreto Nayib Bukele controla todo en El Salvador. Lidera el ejecutivo, controla el poder legislativo y la Fiscal√≠a del pa√≠s est√° a su servicio para perseguir a sus detractores. 

Bukele, mi peque√Īo dictador

Aunque muchos sigan insistiendo y exaltando la figura de Nayib Bukele como l√≠der, incluso sugiriendo que pa√≠ses de la regi√≥n deber√≠an tener presidentes como √©l, lo cierto es que con el paso de los d√≠as su imagen dictatorial se fortalece y toma m√°s forma. Hace pocos d√≠as, y tras cambiar la constituci√≥n en El Salvador, Bukele se posesion√≥ para su segundo mandato en un evento en el que hizo derroche absoluto de su egocentrismo. 

Claro, independientemente del valor simbólico que haya detrás de su vestimenta napoleónica y discurso de salvador y mártir, lo realmente importante con Bukele y su talante de dictador son las acciones que ejecuta desde su posición como presidente:

  • Persecuci√≥n a la oposici√≥n
  • Poco respeto de los Derechos Humanos
  • Abuso del poder militar

Una serie de circunstancias que se criticar√≠a en otros pa√≠ses pero que con el nuevo ‚Äúrockstar‚ÄĚ de la pol√≠tica pasan por alto. 

El control de la Fiscalía en El Salvador

La institucionalidad le responde a Nayib Bukele. El control que el presidente ejerce sobre las ramas del poder es casi absoluto. Sus decisiones al frente del ejecutivo no se discuten, as√≠ como sus deseos siempre se tramitan en la rama legislativa. Sobre el espacio judicial no hab√≠a muchas dudas de su control, aunque √ļltimamente se han venido destapando algunas cartas que dejan en evidencia la forma en la que opera la Fiscal√≠a en El Salvador y la manera en la que, a conveniencia de Bukele, opera este √≥rgano acusador. 

Algunas denuncias se√Īalan que el aparato judicial, encabezado por la Fiscal√≠a, funciona sin pruebas y con testigos falsos. La cosa es sencilla: usted no est√° con Bukele, lo acusa o habla mal de √©l, prep√°rese para ser capturado. Y lo pueden capturar por una conversaci√≥n en redes sociales o por una denuncia falsa en cualquier diario oficialista. Los casos est√°n a la orden del d√≠a, basta con conocer la historia de Alejandro Muyshondt o la m√°s reciente captura de algunos veteranos de guerra a quienes acusaron de planear atentados en el acto de posesi√≥n de Bukele. ¬ŅLas pruebas? De papel y sin posibilidad de discutirlas por el conveniente y prolongado r√©gimen de excepci√≥n.¬†

Te puede interesar: MILEI SE REUNI√ď CON BUKELE